Menu

 La Real Armada Española honra la memoria de Blas de Lezo con el mayor honor que puede rendirse a un marino español: tiene por costumbre inveterada que uno de sus buques lleve su nombre. El último así bautizado es una fragata de la clase Álvaro de Bazán: la Blas de Lezo (F103). Otro barco de este nombre, el crucero Blas de Lezo, se perdió en 1932 al tocar un bajío frente a las costas de Finisterre.

La Armada de Colombia también tuvo un buque con el nombre del almirante, el ARC Blas de Lezo (BT-62), un petrolero de clase Mettawee, antes llamado USS Kalamazoo (AOG-30), adquirido a la Armada de los Estados Unidos el 26 de noviembre de 1947 y dado de baja en enero de 1965.

Existe una placa en su honor en el Panteón de Marinos Ilustres en San Fernando (Cádiz), donde reposan otros héroes de la Armada Española. También existe una maqueta de la Batalla de Cartagena de Indias en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares (Madrid). Análogamente, en el Museo Naval de Cartagena de Indias se exhibe un conjunto de maquetas con detalle de las fortificaciones de aquella bahía y que describen el sitio de la ciudad por el almirante Vernon, la defensa organizada por Don Blas de Lezo, y su victoria sobre el inglés.

Sin embargo, aunque las proezas de Blas de Lezo estén a la altura de los más grandes marinos de la historia, es un personaje prácticamente olvidado. Hay calles con su nombre en Valencia, Málaga, Fuengirola, Alicante, Las Palmas de Gran Canaria, Huelva, San Sebastián, Rentería, Pasajes —su localidad natal—, y finalmente, tras una recogida de firmas,7 el 28 de abril de 2010 se aprobó dedicarle una avenida en la capital de España, Madrid.

Blas de Lezo es, por supuesto, un reconocido héroe en Cartagena de Indias, que le rinde homenaje de varias maneras: barrios, avenidas y plazas le conmemoran en sus nombres; y su estatua frente al baluarte de San Felipe mantiene vivo entre los cartageneros el recuerdo del defensor de su ciudad.

La vida de Blas de Lezo y su defensa de Cartagena de Indias ha sido llevada a la novela histórica al menos por cuatro escritores en los últimos años:

  • El novogranadino Pablo Victoria Wilches, Senador que fue de la República de Colombia, inició la serie con El día que España derrotó a Inglaterra (Madrid, Áltera, 2005).
  • El militar español Ramiro Ribas Narváez, descediente de Blas de Lezo, publicó después La conjura de la mentira. La derrota de Inglaterra en Cartagena de Indias (Astorga, Akrón, 2008).
  • El también español Alber Vázquez, guipuzcoano como el biografiado, ha titulado la suya Mediohombre. La batalla que Inglaterra ocultó al mundo (Barcelona, Inédita, 2009).
  • Y otro escritor español, J. Pérez-Foncea (también guipuzcoano), ha publicado El Héroe del Caribe, la Última Batalla de Blas de Lezo (Libros Libres, 2012).