Menu

El tratado que ponía fn a la guerra de Sucesión española en la que se enfrentaron las tropas aliadas contra España y Francia se frmó en Utrecht (Holanda) en 1713. Los acuerdos de paz reconocieron finalmente a Felipe V como monarca español. Sin embargo, el rey quedó sin derecho a la Corona francesa y España perdió todas las posesiones europeas. Además, Gibraltar y Menorca siguieron siendo de dominio inglés y la Corona británica reforzó sus privilegios en el comercio de esclavos con la frma del “derecho de asiento” y el “navío de permiso”.

La toma de Gibraltar tiene lugar por parte de la flota aliada en los días de la guerra de Sucesión. Se trataba de una plaza relevante al estar situada en un lugar estratégico que facilitaba las comunicaciones
entre el Mediterráneo y el Atlántico. La flota anglo-holandesa no perdió su oportunidad y, al mando del príncipe de Hesse-Darmstadt y de George Rooke, llegó a la bahía de Algeciras el 1 de agosto de 1704 con la disposición de tomar la ciudad. Tres días después, Diego de Salinas, el gobernador de Gibraltar, se rindió a los partidarios del archiduque Carlos. Desde la toma de la plaza y tras la ratificación del Tratado de Utrecht en 1713 el Peñón es tierra británica.